El patriarca

Las impresiones mágicas de la infancia, el correteo, la combustión interna ante el mínimo roce, la activa función cerebral recreando un mundo lleno de posibilidades, jugar al escondite entre bultos de arroz, responder a la cercanía eléctrica de su cabello negro, de su piel morena, de esa boca que todavía no sabe besar.

El será el patriarca, estoy segurita. Le daré ese gusto, ese apreciado y respetado puesto…

Se lo daré, apenas lo dejen salir a jugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s