Progreso

Yo pensé que era progreso, de veritas que si.

Monstruos imponentes habitados por monstruos más chiquitos resplandecen al medio día,

la muchedumbre vespertina atiborrada en el gusano eléctrico.

Yo pensé que era progreso, de veritas que si.

Aguacates azules reparten instrucciones que son acatadas con increíble docilidad,

o que son introducidas en rápidas docenas al que no las quiera cumplir.

Yo pensé que era progreso, de veritas que si.

Lenguas lamiéndose las unas a las otras en las esquinas del gran parque bajo el sabor de lo incomprensible, lo exótico, lo secreto.

Yo pensé que era progreso, de veritas que si.

El inexistente miedo al caminar nocturno, la apropiación de las sombras, el resplandecer lunático opacado por intermitentes coloridos incandescentes.

Yo pensé que era progreso, de veritas que si.

La lucha por la perfección humana, milagros empaquetados, tecnologías vanguardistas,

la comida plástica, el dinero plástico, tu cuerpo plástico.

Yo pensé que era progreso, de veritas que si.

Civitas Terrena, Civitas Dei, opuesta pero dependiente mutación hipócrita,

batalla por nuestras almas con destino pronosticado.

Yo pensé que era progreso, de veritas que si.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s