Usted sabe

Es hambre, ¿sabe? Apetito por comérselo todo, curiosearlo, aprenderlo, rebozarse de miel hasta la fatiga y el éxtasis. Me siento y empiezo a fantasear, con la de allí, el de aquí, los todos juntos y revueltos… Las ideas que me recorren por los brazos, me pican, quieren volverse tatuaje, impermeable, un jarabe para el síntoma. Analizo la enfermedad, ya van varios añitos de cosquilleo, de vagabundería mental. Uno trata de entretenerse con la cotidianidad, con lo normal para no sentirse tan anormal, balbucearse lo que diría, lo que haría, para después enterrarlo, usted sabe, para no ser malagradecido con lo que ya se tiene.

Pero me da hambre. Las ansias entran. La lengua por el diente filudo, por los labios… con sutilidad. El mundo queda chiquito para el agujero negro de mi cabeza. Lo interesante es que no es infelicidad, es sólo apetito. Degustación de escenas desconocidas, usted sabe, como las del cine, y las páginas de Burroughs, pero sin los bichos, o las narrativas subterráneas de las madrugadas neoyorquinas.

Decir justo lo que se está pensando, sin el filtro de los años, de la vida… Actividad eléctrica con utilidad de sobrevivencia, eso y nada más. Encontrar oídos sin juicio, ilimitados, u ojos, no importa el medio, la plataforma, binaria u orgánica. La búsqueda ocular en todos los rincones, el aroma imaginario, usted sabe, perder el hilo de lo que se estápensan….

Usted sabe…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s