Historia sin prosa, pero con helado

Una niña corre hacia nosotros con dos helados de vainilla y fresa, interrumpe nuestro competitivo juego de tirarnos una pelota de tenis el uno al otro, nos da los apetitosos conitos, y no dice: “se los mando mi mamá, dice que les conoce”.

Un poquito confundidos, pues la señora se encuentra a una considerable distancia, le agradecemos a la niña y decidimos hacer lo mismo con la mamá.

Al acercanos, reconocemos no sólo a la señora, sino a su anciana madre, quien nos sonríe justo como el primer día en la que la conocí: recolectando botellas en la acera trasera del edificio donde trabajaba Giancarlo.

Al despedirnos de ellas, representantes sanguíneas de tres generaciones, pienso en cuantas botellas -a precio de intercambio de 5 centavos en NY, CT, NJ- se necesitan para pagar por el helado que estoy comiendo, pero como soy mala para las matemáticas, abandono el cálculo de inmediato.

Lo que no abandono sin embargo es el sentimiento del gesto, recordatorio que me aterriza de nuevo a lo hemos sido y seguiremos siendo: chambeadores de calle, los ‘hustlers’ de la basura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s