Nada extraordinario

Nada extraordinario pasa en esta casa

No hay nudo en mi garganta,

ni lanza incrustada en mi costilla,

hay comida en mi plato,

poliéster y algodón protegen mi piel,

electricidad y radiación corren por mis venas

Nadie escupe a mi costado

O trata de callarme a la fuerza

Nadie decide por mi

Y es aún así

Que llevo en mis hombros vergüenza

Decepción en mi conforme humanidad

En la insensibilidad de mis sentidos

En la absorción de ideas masticadas por otros

En la improductiva labor de mis manos

En la pasividad con la que respiro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s