Retazos fantásticos sucumben ante las puertas de la realidad. Anacronismo psicológico lleno de expectaciones fugaces.

Anuncios